El impacto de las leyes migratorias estatales podría ser analizado a nivel federal por un panel de derechos humanos, dijo el presidente de la Comisión de Derechos Civiles, Martín Castro.

En declaraciones a The Atlanta Journal-Constitution, Castro dijo que estas leyes estaban “mal orientadas”, además de predecir que afectarían de paso las economías estatales.

“Estas leyes tendrán ramificaciones que van más allá de los inmigrantes que quieren sacar del sistema económico”, dijo Castro, que habló a título personal. “Y esos trabajos no los van a tomar los ciudadanos de este país”.

Esta predicción no está lejos de lo que varios reportes han indicado en fechas recientes.

De acuerdo con un informe de la Asociación de Cultivadores de Georgia (ASG, por sus siglas en inglés), la economía de Georgia sufriría pérdidas de 391 millones de dólares y una disminución de 3,260 trabajadores debido a la implementación de la ley antiinmigrante HB87.

Ya este año los campesinos sintieron la falta de mano de obra y en los campos muchas cosechas se perdieron.

Castro indicó que hablará con la comisión en los próximos dos meses para que se estudie el impacto de este tipo de leyes.

La comisión que preside Castro aconseja al presidente de EE.UU. e investiga violaciones a los derechos civiles y electorales.

Castro visitó Atlanta para hablar en un almuerzo organizado por la Asociación de Funcionarios Electos Latinos de Georgia (GALEO, por sus siglas en inglés).

Esta no es la primera vez que Castro, en su función como presidente del organismo, habla sobre migración.

En una entrevista radial, el hijo de inmigrantes mexicanos dijo que la actual lucha de la comunidad inmigrante es un asunto de derechos civiles.

Con información de Jeremy Redmon, de The Atlanta Journal-Constitution.