Un estadounidense sufre la separación de su familia

Más de dos mil millas son las que separan a un padre de su esposa e hijas.

Michael Roberts es un estadounidense que se considera víctima del actual sistema migratorio de su país, al que culpa de hacerlo infeliz por haberlo separado de sus seres queridos.

Roberts conoció hace cinco años a Lucy, una joven mexicana indocumentada, de quien se enamoró. Tras ser correspondido, se casaron ese mismo año y unos meses después nació Michelle, quien fortaleció el amor entre la pareja.

“Teníamos diferencias. No era un matrimonio perfecto, pero sí éramos muy felices”, aseguró Roberts, quien está próximo a cumplir su segundo año separado de la mujer que le robó el corazón.

Lucy fue deportada en diciembre de 2009, tras haber sido arrestada por conducir sin licencia. En ese entonces estaba en su cuarto mes de embarazo.

Un policía de la ciudad de Forest Park la detuvo el 22 de noviembre. Supuestamente fue sorprendida cometiendo una infracción vial.

Roberts recuerda que habló por teléfono con el oficial y quiso convencerlo de que la dejara ir debido a su estado de gestación, por estar acompañada de su primogénita y porque no había cometido ningún delito grave. Sin embargo, no tuvo éxito.

Lucy fue detenida y recluida en la prisión del condado de Clayton, donde casualmente acababa de comenzar a implementarse el programa Comunidades Seguras, un acuerdo entre el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) y las agencias locales de la ley que permite indagar el estatus legal de los reclusos.

Por carecer de documentos, Lucy fue puesta de inmediato en proceso de deportación y tres semanas más tarde ya estaba de regreso en su natal Mexicali, Baja California.

Pese a estar casada con un ciudadano estadounidense no pudo regularizar su situación migratoria porque la ley se lo impide por haber entrado al país ilegalmente y no con una visa.

Repercusiones

Según Roberts, el arresto de su esposa y su posterior expulsión de EE.UU. lo dañó tanto moral como económicamente.

“Fue el peor Día de Acción de Gracias y la peor Navidad que he pasado en toda mi vida. Nadie pudo llenar el vacío de mi familia”, declaró Roberts a MundoHispánico.

Él contó que aparte de sentirse completamente solo también la pasó mal en sus finanzas, pues gastó varios miles de dólares en el pago de abogado y multas.

Según Roberts, cuando Lucy regresó a México viajó hasta allá para presentarse juntos a la embajada estadounidense en Ciudad Juarez, en donde recibió malas noticias.

Le dijeron que su cónyuge tenía un castigo de 10 años sin poder entrar a Estados Unidos por su deportación y por haber acumulado más de un año de estadía ilegal en este país.

“No podía creerlo. ¿Cómo es posible que me hagan algo así?, me preguntaba. Soy ciudadano americano, me están violando mis derechos al no dejarme ser feliz”, aseveró.

Ante esa adversidad, Roberts tocó otras puertas. Dijo que le mandó varias cartas al presidente Barack Obama exponiendo su caso y que al no recibir respuesta llamó por teléfono insistentemente.

De acuerdo con su testimonio, finalmente logró hablar con alguien en la Casa Blanca, quien lo remitió a hablar con ICE.

Entonces fue a meterse a las oficinas de Inmigración en Atlanta, pero ahí tampoco obtuvo ayuda.

Mientras daba esas vueltas, nació Angelina, su segunda hija, y Roberts tuvo que viajar otra vez a Mexicali para conocerla.

“Mi segundo regalo de Dios llegó justo en el momento en que yo más sufría”, contó Roberts. “Me sentía muy alegre por su llegada, pero triste a la vez al saber que iba a dejarlas”.

“Castigo por amar”

A su regreso a Atlanta, Roberts asegura que perdió más de 25 libras debido a la pérdida de apetito y a las incontables noches sin dormir que pasó al no encontrar una salida a su problema.

Roberts explicó que su situación económica empeoró con sus viajes a México, pues ahora tenía doble gasto: sostener a sus seres queridos allá y cubrir sus gastos acá.

“Ya no aguanto más, me siento frustrado y todo lo que hago es en vano”, lamentó.

“La peor parte de esta tragedia me la estoy llevando yo porque me estoy perdiendo los mejores momentos de mis niñas y ellas también porque quedan destrozadas cada vez que las dejo”, agregó.

El estadounidense afirmó que ha considerado muchas veces mudarse a México, pero que la peligrosidad y el desempleo que sabe hay allá lo detienen. “Soy un hombre de fe, pero no quiero poner en ningún riesgo a mi familia”, comentó. “Prefiero sufrir a solas mi castigo por amar a una indocumentada”.


Sobre Comunidades Seguras

» Programa federal creado en 2008 para deportar de EE.UU. a inmigrantes sospechosos o convictos de cometer felonías.

» Utiliza un sistema tecnológico que revela la identidad de un individuo tras cotejar sus huellas dactilares con la base de datos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

» Estadísticas del ICE reflejan que la mayoría de inmigrantes procesados bajo este programa cometieron delitos menores, lo que le ha generado muchas críticas.

Dónde lo aplican

» Los condados de Georgia que tienen el acuerdo son: DeKalb, Clayton, Fulton, Gwinnett y Cobb.

» Durante el año fiscal 2010 las autoridades en Georgia procesaron bajo Comunidades Seguras a miles de inmigrantes.

» En Clayton identificaron a 943 indocumentados, mientras que en DeKalb 1,538 y Gwinnett a 3,150. Muchos de ellos ya fueron deportados a sus países.